Manifiesto del PSOE con motivo del Día de la Igualdad Salarial – 22 febrero

Manifiesto del PSOE con motivo del Día de la Igualdad Salarial – 22 febrero

 

Con motivo de la conmemoración del Día de la Igualdad Salarial, el PSOE quiere mostrar su compromiso para acabar con la desigualdad laboral y salarial resultado de la suma de discriminaciones que las mujeres sufren en el mercado de trabajo y en el ámbito privado.

En 2017, el salario medio bruto de las mujeres representó el 78% del salario medio bruto masculino. La brecha salarial de género se sitúa en el 22% (último dato disponible, 2017 del INE).

La principal causa de que el salario anual de las mujeres sea menor que el de los hombres está motivado por el peso de los cuidados (a menores, a personas mayores, del hogar, etc.) que recae desproporcionadamente sobre las mujeres.

Por este motivo, las mujeres tienen más dificultad para acceder al mercado de laboral y para promocionar una vez conseguido un empleo. La realidad laboral de las mujeres se caracteriza por la parcialidad – las mujeres suponen el 74,13% de los contratos a tiempo parcial – INE 4T 2019- , por contar con más tasa de paro – 12,23% hombres y 15,55% mujeres – INE 4T 2019- y menor tasa de actividad – 64,24% hombres y 53,53% mujeres – INE 4T 2019 – y de empleo – 70,8% hombres y 60% mujeres – INE 4T 2019 – . También encuentran más obstáculos para acceder a puestos de responsabilidad. En las empresas del IBEX-35, en 2018, las mujeres consejeras sólo representaban el 23,2% y las presidentas el 8,8%, tal como indica el INE.

Para el Partido Socialista es indispensable profundizar en la mejora de las condiciones de las mujeres en el ámbito de su independencia económica y, por tanto, de la garantía de las condiciones materiales para tener una vida digna. Para el presente, con un trabajo que les permita tener un proyecto de vida propio. Y para el futuro, porque de cómo sean esos trabajos (tipos de contrato, jornada, salario, etc.) dependerán las pensiones que reciban.

Gracias a las mejoras introducidas por el Gobierno socialista desde junio de 2018 hemos conseguido reducir casi 2 puntos la brecha de género en las pensiones, aunque la pensión media que reciben las mujeres todavía sigue siendo un 35% inferior a la de los hombres.

El Grupo Parlamentario Socialista registró una Ley de igualdad laboral que no pudo aprobarse en la pasada Legislatura por la disolución de las Cortes y las convocatorias electorales. Sin embargo, el Gobierno socialista rescató sus medidas más importantes y aprobó hace un año un Real Decreto Ley con las medidas más necesarias para garantizar la igualdad entre hombres y mujeres en el empleo, para atacar de manera urgente los elementos discriminatorios en el itinerario laboral de las mujeres y, en definitiva, para garantizar el cumplimiento del principal valor de la Constitución, que es la igualdad.

Entre otras medidas, se han ampliado los permisos de paternidad para su progresiva equiparación con los de maternidad con el objetivo de avanzar en corresponsabilidad, se ha establecido la obligatoriedad de un registro de salarios para eliminar la brecha salarial, se ha modificado la legislación para extender los planes de igualdad en las empresas y se ha recuperado la cotización a la Seguridad Social de las cuidadoras de personas con dependencia.

Así, el permiso de paternidad ha pasado de 5 a 12 semanas en 2020, y pasará a 16 semanas en 2021, un paso clave para conseguir la igualdad real y efectiva entre hombres y mujeres en la conciliación y el principio de corresponsabilidad en los cuidados. Además, los planes de Igualdad en las empresas se han extendido a todas aquellas con más de 50 personas trabajadoras, porque entendemos que dichos planes son los que garantizan los verdaderos derechos y el tratamiento igualitario de las mujeres. Igualmente se ha introducido la transparencia en las tablas salariales, a las que pueden acceder la representación legal de las y los trabajadores. Si la diferencia salarial entre hombres y mujeres supera el 25%, la empresa deberá acreditar las razones con causas objetivas. También, hemos recuperado la cotización a la Seguridad Social de las personas cuidadoras de personas con dependencia, un colectivo mayoritariamente integrado por mujeres. A ello, además hay que sumar los incrementos sobre el Salario Mínimo Interprofesional de 2019 y el aprobado para 2020, percibido mayoritariamente por mujeres.

Todo ello, negociado en el marco del diálogo social, para lo que se convocó una Mesa de Diálogo Social sobre Igualdad, con la participación del Gobierno y los Agentes Sociales.

El Gobierno socialista ha recorrido parte del camino necesario para dotarnos de una norma con actuaciones concretas dirigidas a reducir la desigualdad en el ámbito laboral, materializada en la brecha salarial. Más de la mitad de la población sufre discriminación y este Gobierno ha trabajado y va a seguir trabajando hasta el último momento para dar respuesta a los problemas reales de las mujeres. Esa es la principal obligación y responsabilidad de la política y de nuestro trabajo constante desde el Partido Socialista.

La igualdad efectiva pasa, necesariamente, por la independencia económica y por que las mujeres tengan la posibilidad de proyectarse en el ámbito profesional. La igualdad en el empleo es, por tanto, un fin en sí misma, pero también es el instrumente clave: el pleno disfrute de los derechos y libertades por parte de las mujeres sólo puede construirse a través de la igualdad y la independencia económica.
mas texto

“Somos libres cuando podemos tener una vida autónoma”

Carmen Calvo

Febrero 2020

Manifiesto del PSOE con motivo de los 41 años de la Constitución

Manifiesto del PSOE con motivo de los 41 años de la Constitución

La conmemoración del cuadragésimo primer aniversario de la Constitución Española supone un motivo de satisfacción y de alegría para quienes compartimos los valores democráticos, sociales, solidarios y de reconocimiento a la diversidad que forman parte de nuestra norma fundamental.

La Constitución nace con la vocación de encontrarnos en el reconocimiento de nuestra riqueza y diversidad cultural y territorial. También de convertir en realidad el sueño de contar en España con un modelo social y económico y un sistema político homologable con el del resto de los países europeos. Su aprobación final no hubiese sido posible sin la generosidad de los partidos políticos que, en las Cortes Constituyentes de 1977, representaban la pluralidad de la sociedad española.

Gracias a esta generosidad, nuestro país, ha podido constituirse como un Estado Social y Democrático de Derecho que proclama como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la igualdad, la justicia y el pluralismo político.

Los socialistas queremos reivindicar el papel de nuestro partido en la elaboración del texto constitucional y, al tiempo, reconocer el protagonismo de los gobiernos que hemos presidido durante diversos periodos de nuestra historia democrática. Gobiernos que fueron claves para desarrollar los contenidos de nuestra Norma Fundamental.

Fueron los primeros gobiernos socialistas los que desarrollaron el pilar democrático de nuestro sistema constitucional con la modernización de nuestras instituciones y, sobre todo, con el impulso a la integración española en la Unión Europea.

También fuimos protagonistas en la modernización de la economía y en la construcción del Estado del Bienestar a partir de la universalización del derecho a la sanidad, la educación, del sistema público de pensiones y del sistema nacional de dependencia.

Así mismo fue el PSOE el partido al que le correspondió liderar, desde el Gobierno y desde la presidencia de la mayoría de las CCAA, el despliegue del Estado de las Autonomías de las nacionalidades y regiones de España y el desarrollo de la autonomía de los gobiernos locales, que este año que está a punto de terminar conmemoran el 40 aniversario de las primeras elecciones municipales.

Fuimos los socialistas, también, quienes cumplimos con el mandato constitucional de remover los obstáculos que impidiesen o dificultasen la igualdad real y efectiva de la ciudadanía, luchando contra la dominación con iniciativas como la Ley Integral contra la Violencia de Género o impulsando los grandes avances en libertades civiles como el reconocimiento del matrimonio entre personas del mismo sexo.

A lo largo de estos 41 años, los socialistas hemos ido renovando nuestro compromiso en la defensa de la Constitución, o lo que es lo mismo renovamos nuestro compromiso con una sociedad de progreso, libre, igualitaria, democrática y solidaria, que no es posible sin ella.

La Constitución contiene el germen de las nuevas líneas de progreso, crecimiento y modernidad necesarias para España, pero precisa cambios para hacer frente a los nuevos y futuros desafíos. Es imprescindible el reforzamiento de determinados derechos que creíamos consolidados pero que hoy necesitan una mayor y mejor protección, como la salud o la dependencia. El carácter social y democrático del estado de derecho exige de los poderes públicos un papel protagonista en la corrección de las desigualdades y la consecución de una igualdad real, con la dignidad de la persona como el fundamento del sistema. El artículo 9.2 vigente así lo mandata.

Es necesario también abordar la reforma del modelo autonómico, desde una perspectiva federal, reforzando los instrumentos de cooperación y diálogo entre los diferentes niveles de gobierno y convirtiendo al Senado en una verdadera cámara de representación territorial como exige el artículo 69.1 de la Constitución. La reforma de nuestra organización territorial tampoco puede olvidarse de los Gobiernos Locales, verdaderos espacios de modernización política y bienestar, recuperando su espacio competencial y mejorando sus capacidades financieras.

Finalmente es necesario que el papel y la presencia de la Unión Europea tengan el lugar que les corresponde en el texto constitucional, por ejemplo incluyendo una referencia directa a la Unión y a sus finalidades objetivos. Hoy más que nunca es necesario caminar hacia la Europa de la ciudadanía.

En el cuadragésimo primer aniversario de nuestra Constitución, los socialistas renovamos, una vez más, nuestro compromiso con los valores que la definen como herramienta de construcción de una sociedad más justa, libre de toda forma de dominación y de violencia sobre las mujeres, tolerante y comprometida con el desarrollo sostenible que garantice todos los derechos que protege a las generaciones que están por venir.

Manifestación por el Día Internacional de la Eliminación de la  violencia contra la mujer

Manifestación por el Día Internacional de la Eliminación de la violencia contra la mujer

MANIFIESTO 25 DE NOVIEMBRE 2019

Naciones Unidas conmemora cada 25 de noviembre el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, una jornada para visibilizar que la violencia contra las mujeres “sigue siendo un obstáculo para alcanzar igualdad, desarrollo, paz, al igual que el respeto de los derechos humanos de mujeres y niñas”. E insiste en que los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), no podrán cumplirse sin primero poner fin a la violencia contra mujeres y niñas, que es una de las violaciones de los derechos humanos más extendidas, persistentes y devastadoras del mundo actual.

Según datos de Naciones Unidas: una de cada tres mujeres ha sufrido violencia física o sexual principalmente por parte de su pareja; una de cada 2 de mujeres víctimas mortales en 2017 fue asesinada por su compañero sentimental o un miembro de su familia; el 71% de las víctimas de la trata en todo el mundo son mujeres y niñas y 3 de cada 4 de ellas son utilizadas para la explotación sexual; casi 750 millones de mujeres y niñas se casaron antes de cumplir 18 años y al menos 200 millones de ellas se han visto sometidas a la mutilación genital femenina. Además, la violencia contra la mujer es una causa de muerte e incapacidad entre las mujeres tan grave como el cáncer.

El PSOE reafirma hoy su firme compromiso en la lucha contra la violencia de género como la más brutal muestra de desigualdad entre mujeres y hombres. Este año en nuestro país, hemos superado la dramática cifra de más de mil mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas desde que existen registros oficiales en 2003. Una violencia que también se ha cobrado la vida de 34 niños y niñas desde 2013, como consecuencia de la violencia ejercida sobre sus madres, y ha dejado 275 menores huérfanos.

Por ello, en este día el Partido Socialista quiere mostrar su apoyo a todas las víctimas: a las mujeres asesinadas, a sus hijos e hijas huérfanos; a sus madres, padres, hermanos, hermanas, amigos. Compartimos su dolor, su desolación y combatimos su causa.

Cada 25 de noviembre las socialistas y los socialistas nos reafirmamos en el camino emprendido. Nos orgullecemos de haber puesto en marcha la ley integral contra la violencia de género, que cumple 15 años el próximo mes de diciembre. Nos orgullecemos, de haber impulsado el Pacto de Estado contra la violencia machista, porque ningún interés partidista podía estar por encima del reconocimiento del drama que supone esta violencia. Drama humano por las familias destrozadas, por el miedo cotidiano que padecen tantas mujeres, por la incomprensión y a veces hasta por la indiferencia. Somos el partido que siempre ha estado del lado de las mujeres, de la lucha feminista, de la batalla contra los maltratadores y su violencia. Sin excusas y sin ambages.

En nuestro país actualmente vivimos momentos de zozobra. La sombra de la ultraderecha se cierne sobre nuestras democracias. Avanza en Europa y España ya no es una excepción. Ahora, pretendiendo romper el consenso alcanzado, niegan la propia existencia de la violencia de género, quieren señalar a las personas que trabajan con víctimas, faltan el respeto a las mujeres asesinadas y sus familias. La ultraderecha y sus cómplices quieren retrotraernos a tiempos en blanco y negro, y quieren hacerlo a costa de las mujeres.

Hay un ataque frontal al feminismo. Y nos encontrarán en frente a las mujeres y hombres socialistas. Junto a nuestras compañeras y hermanas. Junto al resto de mujeres y de hombres, que defendemos que la igualdad, la libertad y la seguridad son irrenunciables. Principios que estamos consiguiendo asentar en nuestras democracias cada vez con más empeño, sin desaliento y con incesante lucha. No vamos a permitir que se ponga en juego la igualdad y la democracia. A partir de ahora, nada va a hacerse sin nosotras o contra nosotras.

Por ello, hoy más que nunca, el Partido Socialista declara con firmeza que no permitiremos “ni un paso atrás” en la lucha contra la violencia de género, en su prevención, en su tratamiento y en la reparación de las víctimas. Lo manifestamos hoy, 25 de noviembre, en una llamada mundial que desde Naciones Unidas atraviesa fronteras y a la que nos unimos con la responsabilidad y el convencimiento de que se debe, y se puede, acabar con la violencia machista.

40 Aniversario de la Constitución de 1978

40 Aniversario de la Constitución de 1978

El PSOE de Gran Canaria, en el 40 aniversario de la Constitución, expresa una vez más su compromiso con los valores y principios constitucionales.

La Constitución significa impulso político, económico y social para nuestro país, y los socialistas nos sentimos orgullosos de ella, de nuestra participación en su elaboración y defensa, y de nuestra decisiva aportación a su aplicación y desarrollo.

La Constitución de 1978 recoge un pacto de convivencia de una sociedad plural, formada por personas con visiones e intereses diferentes y contradictorios, que respeta los derechos de los ciudadanos y sirve para dar cabida a distintas formas de entender realidades.

Estos 40 años han constituido el mayor periodo democrático y de bienestar de toda nuestra historia contemporánea. Gracias a la Constitución de 1978 ha sido posible la garantía de los derechos y libertades, los fundamentos del Estado social, la división de poderes, el desarrollo de una profunda descentralización política a partir del reconocimiento de la diversidad de nuestro país y, como consecuencia de todo ello, la convivencia social y el incremento del bienestar de los españoles y españolas.

La España de 2018 no es ya la de 1978. La de hoy es una España en la que la mitad de la población no participó en la aprobación de la Constitución, y reclama ahora su espacio. De ahí la necesidad de abordar la reforma constitucional para proteger y garantizar suficientemente el Estado del bienestar, en especial los derechos básicos de las personas; para fortalecer y ampliar los derechos fundamentales conforme a la evolución de los nuevos tiempos y revitalizar nuestro Estado de Derecho; para modernizar y mejorar la calidad democrática y de nuestras instituciones; para mejorar la estructura y el funcionamiento de nuestro modelo territorial en un sentido federal, fortaleciendo simultáneamente la unidad del Estado, el autogobierno de las Comunidades y el respeto e integración democrática de la diversidad de la España plural, y para adecuar y reforzar nuestra articulación con la Unión Europea.

Todo ello, debe darse con un espíritu de concordia y de consenso, con el que fue posible elaborar hace 40 años la Constitución de 1978.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar